miércoles, 30 de diciembre de 2009

Navidad 2009 y año Nuevo 2010



Domingo Pablos. Me anima hacer este comentario como aportación al Blog y sobre todo en reconocimiento al placer y la alegria que he sentido al pedalear junto a vosotros los Domingos realizando esos recorridos por los parajes y alrededores de este pueblo, muchos de ellos desconocidos y descubriendo lo bonitos que son.

Da gusto ver el estupendo ambiente reinante en el grupo, gracias al orden y a la "Jerarquia" impuesta y decir por último que estamos abiertos a nuevas incorporaciones a los que esperamos y animamos a que lo hagan ,para así compartir los buenos momentos que vivimos.

Desde aquí, un saludo para todos.





Pablo Gallego Casillas. Amigos perrigalgos, por causas ( llamemosla X) he perdido el titulo a la regularidad, pero no me preocupa puesto que estoy dispuesto a revatirlo en este 2010, que espero que sea deportivamente hablando como el 2009, con muchas anécdotas que contar.




He disfrutado mucho en compañia de todos ustedes en estos parajes nuestros , que estando tan cerca, son tan desconocidos para muchos de nosotros.



Os animo que sigais en esta linea y que la "fuerza os acompañe"


FELIZ 2010.



Pedro Carrasco Cuesta. Tengo que darle las gracias a Domingo y a Andrés, que tanto me animaron para sumarme a la peña. Confieso que disfruto pedaleando con vosotros más que un guarro en un charco, aunque no puedo evadirme de mi condición de “lobo estepario” y renunciar a mis largas rutas en solitario, visitando los pueblos de la comarca con mi bici de carretera.
Agradezco vuestra amistad y el que me estéis enseñando parajes tan maravillosos como desconocidos para mí, como son las dehesas y los montes de los alrededores de nuestro pueblo.
Os deseo a todos paz y prosperidad.
Ahí os dejo unos ripios desenfadados con la intención de despertar vuestra sonrisa. No sé si lo lograré pero, en cualquier caso, ésa es mi humilde pretensión.


Un saludo.

ODA AL PERRIGALGO
La Peña Cicloturista Amaliense la forma un buen pelotón,
todos vestidos de verde, la bici es nuestra pasión.

Si un sábado estoy de boda no me vale la añagaza,
mi mente repite machacona: “Mañana a las 9 en la plaza”.

Cuando pasamos por el Sajonia me pregunto de tapadillo:
“¿Qué te apuestas que nos toca la cuesta del Cuadradillo?”.

Si en la cuesta Infernal yo me quedo rezagado, a mí me da lo mismo.
Detestamos la competitividad y primamos el compañerismo.

Llevo más ardores que una pava y no traigo bicarbonato.
Tengo más ganas que nunca de llegar “ancá” Moniato.

Si nos recreamos en el tentempié, Paco nos agria la fiesta:
“Ya estamos marchando, que la cabra coja no quiere siesta”.

Si la etapa ha sido dura, el remedio es bien sencillo:
“Mañanita de bici, tarde de tresillo”.

Colgados en Internet tenemos el mundo en la mano,
gracias a la pluma de Flore y a la labor de Emiliano.

Antes de terminar quiero deciros algo:
“¡Muera la “jerarquía” y viva el Perrigalgo!”.



Juan Luis Capilla: Queridos Perrigalgos. Este ha sido, a mi entender, el año de la consolidación del GRUPO. Un GRUPO, en el que destacaría, por encima de todo, la calidad humana y el compañerismo que se respira (especialmente al inicio de la ruta, posteriormente se va mezclando con otros aromas). El simple hecho de pedalear unas horas, mantener conversaciones, intercambios de impresiones, tomar unas copas en esas entrañables Asamblea (estamos necesitados de una nueva convocatoria), con personas a las que, hasta hace poco tiempo no conocía, ha sido muy enriquecedor. Considero que el éxito de la buena marcha de la Peña es su forma de funcionar, que yo defiendo: Una serie de normas no escritas que todos conocemos y acatamos, acompañado de momentos de espontaneidad y desgobierno, es decir, una “ANARQUÍA (o jerarquía, como diría Triki Beltrán) ORGANIZADA”. My deseo es que en años venideros sigamos al menos los que estamos, si hay incorporaciones, bienvenidas sean, pedaleando todos los domingos posibles por estos parajes nuestros tan maravillosos.
Os deseo Felices Fiestas y que el año 2010 nos sigamos viendo “todos los domingos, a las 9 en la Plaza”. Será buena señal.


Diego Parejo. Como yo soy más de leer que de escribir deciros que ha sido un año fantástico, he disfrutado muchísimo con todos vosotros, haciendo unas rutas preciosas por esos montes de Dios y viviendo unas anécdotas maravillosas a vuestro lado. Para el año que entra me conformaría con que fuese igual, que disfrutásemos todos de este deporte maravilloso y si tuviese que pedir algo eso sería salud para todos. Un abrazo y ¡FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO NUEVO! de vuestro perrigalgo.



Javi Parejo. Compañeros cicloturistas acabado ya el año, en el cual han sido muchas las rutas que hemos realizado juntos y en la que nos ha pasado casi de todo, desde caídas, averías, pinchazos y hasta perder algún compañero por estos cerros de Dios. Antes de nada me gustaría felicitar al grupo, en el que empezamos unos pocos para convertirnos de manera progresiva en más que un considerable grupo. Esto nos ha servido para conocer nuestro entorno por lo menos para mí que no tenía ni la más pajolera idea de lo maravilloso que es. También quiero reseñar que hay un gran ambiente, en el que tenemos personas de muy diferente edad desde el más veterano El Maestro Flore hasta el más novel El Gran Moi. Todos con el apoyo de los compañeros nos hemos superado los retos que un principio eran insuperables para algunos o por lo menos eso pensaban, como por ejemplo ir a Guadalupe que algunos se le hacia un mundo. Hemos tenido anécdotas que las vamos ha recordar siempre porque cada vez que pasamos por donde nos ocurrió siempre hay alguien que lo recuerda como “Veo ruedas en los árboles”, o la de “otra vez la cadena” que sin decir quien son todos sabemos a quien nos referimos. Quiero felicitar ha Emiliano que hizo posible que nos conozcan desde otros lugares gracias al blog, también hay que felicitar a nuestros cronistas Flores, Pedro Carrasco que hacen que cada lunes todo el mundo sepa lo que hicimos el Domingo. Espero y deseo que esta peña siga muchos años y que si es posible podamos ir ampliando cada vez más.

Un saludo



Estoy a la espera de recibir más notas para
adjuntar al blog, con los comentarios de participantes en las salidas de esta Peña Cicloturista Amaliense.


Ánimo y espero recibir notas de todos y cada uno.


Emiliano

¿Dónde vamos?


domingo, 27 de diciembre de 2009 )
Asistentes a la ruta:

Emiliano Andrade Rodríguez
Juan Manuel Barroso Morcillo
Jesús Beltrán Simón
Florencio Benítez-Cano
Juan Luis Capilla Camacho
Pablo Carrascosa Sánchez
Paco Cidoncha Carrascosa
Pedro Carrasco Cuesta
José María Garrido Parejo
Moisés López Calle
Andrés Nieto Cortés
Domingo Pablos Bautista
Javi Parejo Jiménez
Diego Parejo Jiménez
Santiago Sánchez Díaz
Francisco Velarde Dorado

Tiempo empleado: 3 h. 18 m. 56 sg.
Velocidad Máxima: 38,6 Km/h.
Velocidad Media: 14,9 Km/h.
Parciales: 49,500 Kms

Recorrido: Plaza de España, Carretera de Cáceres, Huerto Juárez, Las Monjas, Canal de Orellana, Camino de la Cruz de Castro, La Parrilla, Huerto de los Castaños, Fuente Collado, Rodriguillo, Malmedra, Huerto Juárez, Carretera de Cáceres, Plaza de España.

Comentario

­-¿Quién pone hoy el recorrido?
-Pancho Velarde.
Y Pancho Velarde, en compañía de Pancho Cidoncha, emprendieron la marcha sin decir ni pío.
Así que al llegar a la carretera, después de dar la obligada vuelta a la plaza, comenzaron las especulaciones y las preguntas pertinentes:
-Me parece que vamos camino de Cuadradillo.
-¿Dónde vamos hoy?
-¿Dónde vamos hoy?
-¿Dónde vamos hoy?
-¿Dónde vamos hoy?
-Ya veremos.
Y nadie tenía respuestas a estas preguntas. Todo era un misterio. Los ponentes de la ruta seguían sin soltar prenda.
Pero al llegar a la altura de la Sierrecilla, torcimos a la derecha, camino del Huerto Juárez, así que sde desvanecieron las pesquisas de ir para Cuadradillo, y seguían los interrogantes de dónde podíamos ir.

Paco Cidoncha por fin dijo algo pero que sólo el aludido entendió:
-Flore, sabe dónde vamos.
Pero yo tampoco dije nada, porque aunque tenía una ligera idea, supuesta por cierto, no lo tenía seguro y cerré el pico.
Varios días anteriores había llovido y hoy había salido una niebla intensa que impedía controlar a los que se quedaban rezagados.
Pedaleamos un buen trecho por el Canal Principal de Orellana, y de pronto torcimos a la izquierda, tomando un camino desconocido para mí, haciendo el comentario pertinente de que me parecía que era más adelante, pero nadie me hizo caso, y continuamos la marcha. Yo sabía que no era el camino correcto porque no vi por allí la nave que conocía de tras veces, con los frutales, pero pensé que aquel camino llevaría también al mismo sitio.
Paco Cidoncha paró un momento para limpiarse las gafas, pues se le había olvidado colocarse el “limpiagafas”, y una vez que pudo ver algo más, a pesar de la intensa niebla, dio un grito de alarma, diciendo que no era el camino correcto. Marcha atrás todo el mundo.
En el próximo camino torcimos de nuevo, y al ver la citada nave con los frutales, pudimos comprobar que ahora sí que íbamos por el sitio convenido.
Con la lluvia de los días anteriores, los caminos estaban embarrados y llenos de múltiples charcos, algunos de ellos de considerable hondura y extensión, abarcando prácticamente toda la anchura y algo más del camino. Pronto comenzaron a ponerse las bicis embarradas y algunas espaldas que otras, sobretodo la del pequeño Moi, que después de mucho tiempo hoy nos había acompañado, que al cabo de un rato estaba totalmente embarrado de los pies al casco.

Había multitud de arroyuelos que llevaban agua y corrían después de tantos tiempo más secos que el ojo de Inés.
Lugares muy bonitos con buenas encinas y buenos jarales y ovejas pellejas, que no se podían divisar con toda su nitidez debido a la espesura de la niebla. Tal era así que cuando paramos a comer concluimos en que este recorrido lo teníamos que hacer otra vez, pero por supuesto “de día”.

Llegamos por fin a un lugar conocido, a la pista asfaltada de Arroyomolinos de Montánchez. Paramos a ver un barranco de la antigua mina de la Parrilla, y luego emprendimos el camino hacia la casa balneario o casa castillo de la Parrilla. Desde allí tomamos uno de los caminos alternativos y poco después paramos a comer “a la sombra de una buena encina”, acompañados por un cariño perro que rondaba por la casa de los señores y que se vino detrás de nosotros.
Y siguió luego de la comida, cuando reanudamos la marcha, viniéndose un par de kilómetros hasta que por fin desistió del intento.

Pasamos por un lugar donde había algunos castaños y Pancho me comentó que venía todos los años a recoger castañas de aquel lugar.
Luego, a trancas y a barranca, fuimos al Fuente Collado y por fin llegamos de nuevo al Canal de Orellana, tomando el camino de Rodriguillo hasta la autovía y por Malmedra llegar de nuevo al Huerto Juárez.

Un recorrido sin incidentes, salvo las dos equivocaciones, que también forman parte de la aventura, con mucha niebla y mucho barro, y con el deseo de parte de todos de volverlo a repetir en condiciones más favorables para poder admirar el paisaje, y a ver si para entonces, con lluvia caída, ha crecido la hierba y las ovejas pellejas están de mejor ver.

¡¡Hasta el próximo año!!
Salud y felicidad.
Flore.

lunes, 21 de diciembre de 2009

Pedaleando sobre carámbano


Veáse el agua del bidón congelada (-2ºC más o menos)



( domingo, 20 de diciembre de 2009 )

Asistentes a la ruta:

José María Almaraz Luna
Emiliano Andrade Rodríguez
Florencio Benítez-Cano
Juan Luis Capilla Camacho
Pablo Carrascosa Sánchez
Paco Cidoncha Carrascosa
Antonio Indias Fernández
José Luis Jiménez Dorado
Domingo Pablos Bautista
Javi Parejo Jiménez
Diego Parejo Jiménez
Santiago Sánchez Díaz[1]
Francisco Velarde Dorado

[1] Al llegar a la Cuesta del Cuadradillo se volvió a casa.

Tiempo empleado: 2 h. 52 m. 29 sg.
Velocidad Máxima: 51,100 Km/h.
Velocidad Media: 16,7 Km/h.
Parciales: 48,060 Kms

Forma caprichosa

Recorrido: Plaza de España, Carretera de Cáceres, Sajonia, Canal de Orellana, Camino de Cuadradillo, Camino de los Castillejos, La Cuesta Infernal, Pista de Arroyomolinos, La Parrilla, Canal Principal de Orellana, Sajonia, Carretera de Cáceres, Plaza de España.

Comentario:
Mañana tremenda fría. Había caído una pelona de muy señor mío. Los charcos tenían una espesa capa de carámbano, tanto es así que a Domingo se le ocurrió la idea de que le pusiéramos a esta ruta el título que encabeza este escrito.
Así y todo salimos trece de la Plaza de España, abrigados a conciencia, quien más y quien menos con varias prendas sobre su cuerpo, ya fueran pantalones, chaquetas, calcetines, etc. y así y todo cada cual se quejaba de los pies o de las manos, o de la nariz o de las orejas o de lo que le venía en ganas.

Hasta el Sajonia fuimos muy tranquilos, excesivamente tranquilos, y ya en las primeras rampas del Cuadradillo Santi se volvió para casa sin saber por qué, ya nos enteraremos.
Después del Entalle, que le quedamos a mano izquierda, comenzaron a aparecer los charcos de agua, y como quiera que alguno que otro se tiraba por el medio de dichos charcos, el carámbano crujía de manera estrepidente pues había capas que pudieran ser de siete u ocho milímetros de espesor.


Pancho posando
Del arroyo que hay a mano izquierda del camino, salieron a correr, cruzando dicho camino, y adentrándose en la espesura del encinar varios guarros, pero el último que pudimos ver nos confirmo que no eran guarros comunes sino jabalíes, que se adentraban en la espesura como alma que lleva el diablo.



Luego pensábamos tirar por el Camino de los Castillejos Reunidos, pero la cancela estaba cerrada, y tuvimos que seguir hacia delante y tirar por la Cuesta Infernal para incorporarnos de esta manera a la pista asfaltada que viene de Arroyomolinos de Montánchez.
Pobre corderillo

Pero antes pudimos ver una imagen desgarradora propia de un buen reportaje de National Geographic. Un zorro maldito, que por otro lado son depredadores y han de alimentarse, salió a la tira cuando nos vio, y pronto pudimos observar que ya había adquirido su presa y posiblemente iba en busca de otra. Un corderito apareció ante nuestra vista, en el camino, muerto y con las entrañas vacías.




Instinto maternal
También pudimos ver, en esta mañana fría de diciembre, el nacimiento de varios corderillos, uno de los cuales nos parecía muerto, pero no era así. La madre había huido al vernos, y en cuanto pasamos, se acercó de nuevo a él para limpiarlo y prepararlo. Vaya mañanita que habían elegido aquellos pequeñuelos para nacer, y nosotros, con tanto equipo térmico y tantas prendas de abrigo, llevábamos más frío que vergüenza.
Al llegar al cruce de la Cuesta Infernal, de nuevo varias indecisiones y por fin varios de los componentes del grupo se lanzaron a subir por la Cuesta Infernal, al tiempo que unas voces nos anunciaban que a Juan Luis Capilla se le había roto la cadena, así que tuvimos que parar para repararla.

Averia de Juan Luis

Enderezado el entuerto proseguimos la marcha y mucho de los componentes del grupo consiguieron subir la endiablada cuestecita.
En la entrada de los Castillejos hicimos la parada de rigor, el comisqueo y la foto. Javi puso, como siempre, la cámara sobre el sillín de la bicicleta para hacer la foto automática, y ésta se cayó rodando la cámara a la cuneta, así que la calenturienta mente de Pablo Carrascosa, nos indicó que en la foto saldría una hormiguita gritando: “Que se me viene encima”.

Pensábamos tomar un camino que conocía Paco Cidoncha, pero al llegar la altura de la Parrilla, hubo cambios de planes y nos fuimos a ver el castillo, la casa de la Parrilla donde estaba antiguamente el balneario. Unos cuantos nos paramos a la altura de un precipicio, y siguiendo a Emiliano, fuimos a ver un par de coches que estaban hundidos en las azuladas aguas del averno, no sabemos si por accidente o porque alguien los había robado y los había tirado allí.


Castillo de la mina de la Parrilla
Creo recordar que ya no hubo más contratiempos ni peripecias hasta llegar a la altura del Canal de Orellana, donde se pedaleó de manera más firme y ligera y de este modo llegamos a la sede donde nos tomamos unos buenos montaditos, a los que nos tiene acostumbrado el amigo Alejandro.

Hasta el próximo domingo que será el último de este año.

Salud y felicidad
Flore

lunes, 14 de diciembre de 2009

Los Lomos de Guillén


( domingo, 13 de diciembre de 2009 )





Asistentes a la ruta:

Emiliano Andrade Rodríguez
Juan Manuel Barroso Morcillo
Florencio Benítez-Cano
Juan Luis Capilla Camacho
Pablo Carrascosa Sánchez
Paco Cidoncha Carrascosa
José Carlos Escobar Dorado
José Joaquín Gallego García
Antonio Indias Fernández
Andrés Nieto Cortés
Marcos Nieto Dorado
Domingo Pablos Bautista
Javi Parejo Jiménez
Diego Parejo Jiménez
Santiago Sánchez Díaz
Francisco Velarde Dorado
Jose Luis Jimenez

Tiempo empleado: 3 h. 25 m. 00 sg.
Velocidad Máxima: 39,5 Km/h.
Velocidad Media: 17,6 Km/h.
Parciales: 60,20 Kms

Recorrido: Plaza de España, Carretera de Cáceres, Sajonia, Vía de Servicio de la Autovía, Camino del Corchito, Canal Principal de Orellana, Camino de Los Lomos de Guillén, Pantano de Cornalvo, Camino del Mentidero, Camino de Las Mezquitas, Mesas del Capitán, Camino del Borril, Canal de Orellana, Sajonia, Carretera de Cáceres, Plaza de España.

Comentario:
Ayer sábado estuvo un día infernal, ya que no llegó a levantar la niebla en todo el día, pero hoy a pesar de la niebla y del frío, ha estado un día estupendo de pedaleo, ya que poco a poco se fue disipando la niebla y el sol quiso hacer un amago de aparición en el cielo, impidiéndoselo algunas nubes que se formaron al disiparse la niebla.



Un recorrido muy bonito a pesar también de la mala leche que supone el tener que saltar algunas vallas con las que han cerrado ciertos caminos, que se suponen que siempre han sido generales y ahora dicen que son particulares, cosa que a mi no me cabe en la cabeza.



Pequeños incidentes, sin importancia, sufridos en esta jornada: a mí se me cayó un alicate de la bicicleta, que precisamente me había encontrado el día antes, y tuve que parar para recogerlo, tuvimos que saltar una valla con cierta dificultad, como he indicado anteriormente y abrir y cerrar varias cancelas durante todo el recorrido, a Emiliano se le cayó el pilotito rojo y no se dio ni cuenta, yo iba el último y le vi parpadear en el suelo y lo recogí, Antonio Indias hizo el afilador con Andrés y se fue al suelo, pero sin consecuencias graves y por fin José Joaquín Gallego que hace tiempo que no sale y estaba un poquillo flojo, se le hizo un poco pesado el recorrido, pero nuevamente se ha demostrado que el grupo es el grupo y lo trajimos a casa en volandas.

Poner un negativo a Pablo Carrascosa, por los cuatro adelantamientos suicidas que hizo, con un peligro tremendo para los componentes del grupo.


En el Pantano de Cornalvo nos encontramos con un par de grupos de ciclistas, tres de ellos, con sendos pendientes en los lóbulos de sus pabellones auditivos externos y vestidos de azul, eran de Mérida y pertenecían a un grupo más numeroso del que se habían extraviado. Se hicieron las fotos de costumbre con nuestro grupo y se vinieron con nosotros parte del recorrido y luego se despidieron con la promesa de abrir nuestra página cicloturista e incluso venirse algún día con nosotros para hacer algún recorrido por estos caminos de Dios. Los otros, que no recuerdo si eran también tres o cuatro, venía de la Garrovilla. Uno de ellos me dijo, a la hora de irnos, que me conocía, había pedaleado en mi compañía, durante varios kilómetros, este verano pasado, por la carretera de Cáceres, cuando regresaba mil Camino de Santiago y hasta recordaba que le dije que iba a entrar en Torremocha a saludar a una compañera de trabajo. Entonces, Andrés se le quedó mirando y le dijo que si se llamaba Claudio, y al contestar afirmativamente, le volvió a preguntar si había corrido en otro tiempo, y ante la nueva afirmación, le dijo por fin por fin que él era Andrés y entonces se dieron un buen abrazo. Por lo visto era de Villanueva de la Serena y había estado mucho en Santa Amalia.






Cuando terminaron los saludos tuvimos que partir, y para entonces el grupo había avanzado mucho. Menos mal que el camino no tenía pérdida, había que rodear toda la orilla del pantano hasta llegar al camino del Mentidero, donde el cartel está escrito con sendas herraduras.

De allí tomamos la pista asfaltada que va al embalse del Muelas, que está cada vez peor de firme, hasta la desviación del arroyo cerca del Rugidero y regresamos por el Camino de las Mezquitas, desviándonos nuevamente por el camino que llega hasta las Mesas del Capitán. Allí se pensaba regresar por la Cuesta de la Novia, pero al parecer se cambió de itinerario en últimas instancia y regresamos por la Cuesta del Borril, donde no sufrimos ningún incidente, pues el personal ya se la conoce y baja con sumo cuidado, a excepción de Pablo Carrascosa.

Desde el Canal de Orellana, nos desviamos por una trocha que viene a parar a la Vía de Servicio de la Autovía muy cerca del Sajonia.



El último tramo se hizo de manera solidaria y llegamos de manera compacta a la sede, donde se elevaron unas exclamaciones de aliento a nuestra Maricarmen que tan bien nos trata todas las jornadas.
Hasta la semana que viene.

Salud y felicidad.
Flore

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Recorrido


( domingo, 6 de diciembre de 2009 )

Asistentes a la ruta:

José María Almaraz Luna
Florencio Benítez-Cano
Pedro Carrasco Cuesta
José Carlos Escobar Dorado
Antonio Indias Fernández
José Luis Jiménez Dorado
Domingo Pablos Bautista
Javi Parejo Jiménez
Diego Parejo Jiménez
Santiago Sánchez Díaz

Domingo, 6 de diciembre de 2009

Tiempo empleado: 2 h. 39 m. 36 sg.
Velocidad Máxima: 56 Km/h.
Velocidad Media: 17,2 Km/h.
Parciales: 45,750 Kms

Recorrido: Plaza de España, Carretera de Cáceres, Sajonia, Canal de Orellana, Cuadradillo, Cuesta la Novia, Huerto de los Olivos, Mesas del Capitán, Cuesta del Barril, El Confesionario, Carretera Vieja de Madrid, Venta la Guía, Minas de la Parrilla, Pista de las Monjas, Malmedra, Huerto Juárez, Subida a San Isidro, Carretera de Cáceres, Plaza de España.

Comentario

Cuando “lleguemos” del recorrido, nos “duchemos” y nos “preparemos” y “fuiremos” al campo de la Juliani y Cándido Mayoral a recoger un encargo. “Pensemos” venir enseguida, mas no fue así, pues se pusieron las cosas de otra manera y al final “lleguemos” a casa a las ocho de al noche. De tal guisa no pude escribir el comentario de este domingo, el propio domingo y lo he tenido que dejar para hoy lunes, que al ser fiesta, no tengo que trabajar.

Un recorrido precioso y digno de recordar, por varias razones: porque fuimos poquitos y bien avenidos, por el escaso número de incidentes, porque ganamos otro “Perrigalgo” para la causa, que aunque ya había salido con nosotros en alguna ocasión anterior, ahora parece que viene con fuerzas, con bicicleta nueva y mejor entrenado, José Luis Jiménez Dorado, al que otro Dorado Perrigalgo le está dando caña algunos sábados y en definitiva porque estuvo un día maravilloso de pedaleo, pues a pesar de estar nublado, no amenazaba lluvia, no hizo viento significativo y fue un día de esos templados y maravillosos, en contraposición con otros días que salen nublados pero son plomizos, pareciendo que se te va a caer el día encima.


Por fin tengo que comentar desde estas páginas, que se ha rodado como siempre deberíamos rodar, con uniformidad y sin pegar esos tirones tan salvajes, para luego esperar a los que se quedan rezagados.

A la hora convenida, y cuando ya se veía que no vendría nadie más, se pensó en el recorrido y salimos pitando. El personal iba muy abrigado, así que no tardamos mucho en quitarnos alguna ropa.


Como he indicado anteriormente, este recorrido ha estado exento de incidentes desagradables, ni siquiera en la Cuesta del Barril pinchamos, tan solo hubo un incidente un tanto gracioso, pues Diego Parejo, patinó en un charco y cayó de bruces en él, sin ninguna consecuencia que lamentar, sólo que se mojó toda su alma. Luego se quejaba, y José Carlos le decía que ya le gustaría a él apuntarse a estas caídas. Diego no dejaba de relatar su disconformidad con lo desagradable que es caerse en un charco en este tiempo, pero el veterano del grupo le tranquilizó un poco diciéndole que si le gustaba más caerse en verano y romperse la crisma.

En la odiosa y desagradecida Cuesta de Cuadradillo, algunas personas se quedaron un poco rezagadas, como cosa natural, pero se les esperó y enseguida emprendimos la subida de la Cuesta de la Novia. Superada ésta, pedaleamos a placer por las Mesas del Capitán, al tiempo que cada cual mantenía su correspondiente conversación con el compañero de turno, debido a la fluidez del pedaleo. Yo la emprendí con el compañero de oficio, Pedro Carrasco, hablando sobre el recorrido de Carmonita, Cordobilla de Lácara, La Nava de Santiago, el Rincón de Ballesteros, y los Pantanos del Horno Tejero y el Boquerón.

Como he indicado también anteriormente, la bajada de la Cuesta del Borril estuvo exenta de percance y pronto llegamos al Confesionario donde se hizo la parada oficial para el tentempié. A Flore se le había olvidado la cámara y tuvimos que hacer alguna foto con el móvil de Javi.
Seguimos luego por la Carretera Vieja de Madrid y así llegamos hasta la Venta la Guía y de allí a las Minas de la Parrilla, que algunas personas no conocían y disfrutaron un buen rato. Les estuvimos contando, ante caras de incredulidad, que por aquellos tremendos terraplenes, casi paredes verticales, subían y bajaban los moteros. Una piara de guarros salió de unos hoyos y echaron a correr. Iban todos azulados porque se habían revolcado en las tierras del mismo color del paraje minero.

El regreso fue tranquilo y sosegado, imprimiendo un poquito más de velocidad para que la media del día no fuera harto ridícula.

A la llegada a la carretera alguien dio la orden de subir a San Isidro, y varios salimos detrás, al final fue un gesto, que como decía Domingo, no era lo suficiente respetuoso, porque hay que terminar todos donde se dice, pero en fin espero que nos perdone, al fin y al cabo subimos la mitad más uno.

Ya en la sede se presentó Andrés y estuvo un rato con nosotros. Ante la incertidumbre de salir o no salir estos dos días de fiesta, se quedó en que no serían contabilizados para el cómputo de los recorridos habituales, al igual que el del domingo pasado, en que se presentaron dos o tres a tomar café. Se quedó en que ambos días, el que quisiera salir, se personara a la s nueve en la Plaza y punto.

No creo que hoy, al menos se haya personado nadie con este tiempo.

Salud y felicidad.
Flore

lunes, 30 de noviembre de 2009

Ya va pareciendo Otoño


Domingo, 29 de Noviembre de 20093
Participantes:
Juanma
Lalo
Emiliano
Domingo
Duración : Unos 10 minutillos.
Distancia: Desde la plaza hasta la Sede
Velocidad media: La apropiada
Velocidad Máxima: Ni se sabe
Debido a las inclemencias meteorológicas, este Domingo no ha habido ruta.

Tan solo comentar que en la plaza y a las 9:00 h. estuvimos presentes Juanma, Lalo, yo (por Emiliano) y Domingo.

En vista de como se presentaba el día, decidimos tomarnos un café calentito en la "sede" y retirarnos a casa, ya que el día no invitaba a otra cosa.

No sabemos si los controladores del número de salidas realizadas, contabilizaran este día.


Tanto Juanma como Lalo y Domingo, se presentaron debidamente uniformados, pero solo Lalo con su montura.

Yo (por Emiliano) pase por la Plaza para ver el ambiente de camino a por unos churritos.

Y desde luego los demás habituales componentes bicicleteros, a la vista de las condiciones climáticas del día, tanto de lluvia como de aire, con buen criterio se quedaron a buen resguardo en sus casas.

Ya vendrán tiempos mejores, aunque se aproxima un puente bastante peligroso y complicado para poder formar una buena salida rutera.

Un saludo

Emiliano

martes, 24 de noviembre de 2009

Río Aljucén


(domingo, 22 de noviembre de 2009 )

Asistentes a la ruta:

Emiliano Andrade Rodríguez
Florencio Benítez-Cano
Juan Luis Capilla Camacho
Pablo Carrascosa Sánchez
Paco Cidoncha Carrascosa
José Carlos Escobar Dorado
José María Garrido Parejo
Antonio Indias Fernández
Alberto López Fuentes
Andrés Nieto Cortés
Domingo Pablos Bautista
Javi Parejo Jiménez
Diego Parejo Jiménez
Francisco Velarde Dorado

Invitado de Honor:
Javi, el de Don Benito


Tiempo empleado: 3 h. 15 m. 38 sg.
Velocidad Máxima: 46,4 Km/h.
Velocidad Media: 17,5 Km/h.
Parciales: 57,34 Kms


Recorrido: Plaza de España, Carretera de Cáceres, Huerto Juárez, Finca de Malmedra, Finca de las Monjas, Canal de Orellana, Pista de la Parrilla y de Arroyomolinos, Camino de la Cuesta Infernal, Cordel, Pista de los eucaliptos, Río Aljucén, Camino de las Mezquitas, Camino de los Castillejos, El Entalle, Cuadradillo, Canal de Orellana, Sajonia, Carretera de Cáceres, Plaza de España.

Comentario:
El sábado estuvo lloviendo, pero el domingo salió con niebla mañanera, que poco a poco se fue disipando hasta quedarse un día estupendo. Las personas iban abrigadas pero a medida que se levantaba la niebla y el sol era un poquito más valiente los chambergos comenzaron a desaparecer de los cuerpos, sobretodo cuando el terreno se ponía endiabladamente empinado.






Poco más que decir del recorrido de este día, que a pesar de ser un camino de cierta dificultad, no estuvimos conforme porque no hubo ningún pinchazo ni peripecia de otro tipo, y parece que esta monotonía nos inquieta o nos molesta, pues parece que nos hemos acostumbrado a que haya algún percance.








Por lo demás escuché comentar, que el domingo anterior nos estuvo siguiendo Javi, el de Don Benito, buen aficionado al ciclismo y que está casado aquí en Santa Amalia, pero no fue capaz de dar con nosotros y se recorrió casi todos los caminos de los Castillejos, de las Mezquitas y de Cornalvo para ir a parar a Trujillanos, y regresar por la vía de servicio hasta Santa Amalia, y de aquí a Don Benito.





Pero en esta ocasión ha conseguido dar con nosotros, que por cierto se tiene que haber espabilado para darnos alcance. Vio las rodadas en el camino de la fuente y nos siguió hasta la pista de la Parrilla, y poco después nos alcanzó.





Le ha gustado muchísimo tanto el recorrido como el grupo, y posiblemente salga con nosotros algunas veces más. Por lo pronto le hemos dado el número de algún teléfono para que nos dé un toque, cuando quiera venir.








El campo sigue estando seco, aunque en esta ocasión, las cuatro gotas que cayeron el día anterior habían asentado un poquito el polvo y el vaho que desprendía la tierra, en medio de un soleado y apetecible día era sin duda alguna tremendamente propicio para la práctica de este deporte. Los madroños, que hay algunas madroñeras por el camino, estaban en su momento propicio y aunque los Perrigalgos no daban tregua, conseguí comerme algunos de ellos.













video




Por último recordar desde estas páginas, algo que ya se dijo en la sede, para que quede constancia por escrito, por si alguno lo lee: a Emiliano, en esta ocasión, lo llevamos a carajo sacado, el grupo pega unos tirones tremendos, sería mucho mejor coger un ritmo más llevadero para todos e ir un poquito más reagrupados, sin tener que dar tantas voces y tener que parar cada dos por tres para esperar a los rezagados.




¿Qué no se olvide esta recomendación?




Pensamos que Maricarmen nos había abandonado a nuestra suerte, pero pronto apareció, echando una carrera, y nos proporcionó una soberbia bandeja de montaditos.



Se habló de la cena de la Peña, para los que no estuvieron presente este día, que se vayan haciendo a la idea, y se comentó que podía ser para el sábado, día 16 de enero de 2.010.


Salud y felicidad.




Flore

lunes, 16 de noviembre de 2009

Ruta de Miajadas


Domingo, 15 de noviembre de 2009

Asistentes a la ruta:

Emiliano Andrade Rodríguez
Juan Manuel Barroso Morcillo
Florencio Benítez-Cano
Juan Luis Capilla Camacho
Pablo Carrascosa Sánchez
Paco Cidoncha Carrascosa
Antonio Indias Fernández
Andrés Nieto Cortés
Domingo Pablos Bautista
Javi Parejo Jiménez
Diego Parejo Jiménez
Santiago Sánchez Díaz

Tiempo empleado: 2 h. 28 m. 7 sg.
Velocidad Máxima: 53,8 Km/h.
Velocidad Media: 23 Km/h.
Parciales: 56,67 Kms

Recorrido: Plaza de España, Pista de los Animalitos, Valdehornillos, Canal de Orellana, Miajadas, Camino de las Viñas, Canal de Orellana, Pista de el Palomar, Puente Romero, Pista de Malmedra, Huerto Juárez, Subida a San Isidro, Carretera de Cáceres, Plaza de España.

Comentario:

Sólo media docenilla de Perrigalgos hemos salido en el día de hoy, alternándose las churras con las merinas, como alguien ha observado, Pedro Carrasco y Flore Benítez, cronistas oficiales de estas rutas cicloturistas domingueras.

Pone la ruta Antonio Indias, que tenía ganas de hacer una un poco más larga, una que él acostumbra a hacer, y también un poco más llana, para tremendo pesar de Diego Parejo, que esperemos se le haya pasado el disgusto a estas horas. Desde estas páginas sinceras y con el peso de la experiencia le animo a que sepa adaptarse al grupo, ya que todos en mayor o menor medida es lo que hacemos, y es lo que se suele hacer cuando se hace algo en equipo.

Pretendía Antonio, que fuéramos a Escurial y Paquito estaba tremendamente contento de poder visitar a su tita Puri, pero las circunstancias adversas han desbaratado os planes iniciales y al final el recorrido, maravilloso de todos modos, ha sido una “jerarquía”, como diría nuestro Jesús Beltrán. Todo ha sido por culpa del veterano, que se le ocurre otra cosa que pinchar en lo más llano, y para colmo, lleva una cubierta como la de Andresnico, que no hay quien la baraje.


Luego de tenerla cambiada, a base de lágrimas y sudores, tenemos que cambiarla de nuevo, pues acaso la pillaríamos sin querer, renegando el viejo, y diciendo que él solo la arregla y se va para casa, cosa que de ninguna manera acepta “el grupo”, que para eso es grupo, equipo, conjunto, caterva, camarilla, panda, cuadrilla, banda, tropa y continúan todos unidos hasta Miajadas, a cuya entrada pincha Javi Parejo, y entonces, con el tiempo perdido de nuevo, y a riesgo de que se hiciera algo tarde para ir a Escurial, se decide retomar el recorrido y cambiarlo en última instancia, para mayor disgusto de Paquito Cidoncha que ve truncada sus ilusiones de poder saludar a su tita Puri, y para colmo de males, hablando sobre los recorridos llanos y escarpados, alguien insinúa maliciosamente y con segundas intenciones, “hay que dar una de cal y otra de arena”, mirando de manera significativa, que no maliciosa, a Pablo Carrascosa y a su primo hermano Paco Cidoncha.


En tanto que se arreglaba el susodicho pinchazo, el tal Paco comenta que a su esposa, la encantadora Fátima Monago, que trabaja en “Suyajadas”, según sus hijos, y no “Mía-jadas”, no le gustan los comentarios de Pedro Carrasco, porque usa palabras muy malsonantes y alguna que otra blasfemia o picardía, como decíamos “in illo tempore”

En fin, cruzamos Miajadas por su espina dorsal, y tomamos el Camino de las Viñas, también de San Bartolo, pedaleamos como verdaderos posesos por el Canal de Orellana, que tanto se le atraganta a Diego Parejo, ¡con lo bonito que es!, para mi gusto, uno de los recorridos más estupendos de la zona, para ir tranquilos y hacerlo todo entero, los ciento cuarenta o ciento sesenta kilómetros, que se pueden acortar si se desea.

Cuando tomamos la pista del canal Secundario, llamada también de San Bartolo o pista del Palomar, la que se coge habitualmente para atrochar cuando se va a Cáceres, se rodó de manera intensa, como verdaderos posesos, pero todavía mucho más cuando, después de cruzar el Búrdalo por el Puente Romero, y coger la pista de Malmedra ya fue el desbarajuste total, pedaleando por una recta más larga que un día sin pan a la nada despreciable velocidad de TREINTA Y CINCO KILÓMETROS POR HORA, y si no que se lo digan a Juan Manuel Barroso que tuvo que meter todo el desarrollo y ponerse a cuarenta y un kilómetros por hora para darnos alcance.

Al final, por el Huerto Juárez, nos relajamos un poco y nos reagrupamos, yo creo que para volver a la carga con más ímpetu y empeño, ante la deshonesta propuesta de subir a San Isidro, subida que hicimos por el Camino Viejo, el de toda la vida, para bajar por la pista nueva, la de bajada, la asfaltada.

La última parte del recorrido sí que fue ya tranquila, con el pelotoncillo agrupado y con la mente puesta en los bocaditos de nuestra querida Maricarmen.
El próximo domingo pondrá la ruta Juan Manuel Barroso, según se quedó en esta jornada, no sabemos lo que nos tendrá reservado.

Hoy se nos ha olvidado hacer la foto oficial del grupo, y en su defecto se ha hecho una en el bar de la sede, en última instancia, con un móvil.

Según parece ésta es la foto que servirá para el control de las asistencias de los perrigalgos, en la que sólo hay once individuos, pues Domingo se había ido ya.

Salud y felicidad.