martes, 18 de junio de 2019

V MEMORIAL DE JOSE MIGUEL



Relive:

Mi etapa esperada y en los últimos cuatro o cinco años la única del año, soy perrigalgo en retirada o de los que no vuelve a engancharse, pero con la esperanza de volver, aunque el memorial es el reto de estos años “va por ti amigo”. He estado entrenando para hacerla, dos meses y llego el gran día. A las seis de la mañana ya no podía estar más en la cama así que, dije voy a desayunar bien que el día es muy largo. Y las ocho ya estaba en el moniato echando el café esperando a los ciclistas de verdad.
Los perrigalgos comprometidos de reunieron en la plaza como siempre, pero yo me puse en las primeras posiciones para ir concentrándome un poco y ver mejor el corte de la cinta y acto inaugural.

 Que, como todos los años Ana, José y Mari José, emocionados daban comienzo al memorial. 

Comenzó unos 20 minutos más tarde por que la guardia civil llego tarde. Cuando ya estaba todo listo nos pusimos rumbo a Valdehornillos. Con un ritmo tranquilo llegamos a Miajadas, poco que destacar. Algunas conversaciones que hacen la ruta amena pero cuando pasamos Miajadas y nos acercábamos a Almoharin, Juanma (Julen), le dio el primer consejo de alimentación a Miguelito y ya se notaba que empezaba la parte más dura del Memorial.


 Al pasar por Almoharín se fueron quedan algunos ciclistas y el resto seguimos camino a Valdemorales. El grupo empieza alargarse y cortarse (cada uno a su ritmo). Mi primo Ale me dice “amos” con ellos, y le deje-no podía (cada uno a su ritmo). Y cogí un buen ritmo que normalmente no es tan alegre. Marijose me adelanto Pasado Valdemorales dando me ánimos (no voy mal). La carrera ya nos iba poniendo a cada uno en su sitio, aunque todavía quedaba lo bueno. Me acople un rato los triatletas el maki y compañía pero cuando llegamos a las rampas más duras me dejaron y ya la termine con miguel (tío de José Miguel), que hicimos el pacto en la última rampa de coronar juntos. (Vamos a llevarnos bien).

Ya en Montánchez fue llegando el resto de la gente, el plátano y un acuarius, la foto con los perrigalgos y otra con mis dos primos (Yeyo no). 


Y toca bajar, bueno primero subimos otro poco, porque este año ha habido una variación en la ruta, bajamos de Montánchez por la Quebrá, con rampas más constantes y para Almoharín. 

En Almoharín es donde hacemos la parada más larga para reponer fuerzas para la vuelta, bocadillos, plátanos, barrita, frutos secos, bebidas, .. cada uno elegia lo que le pedía el cuerpo... . Y mientras estábamos comiendo un músico nos amenizaba la parada. La Foto de todo el Grupo. Y a coger posiciones para salir de regreso.

Dejamos Almoharín y fuimos tranquilos hasta Miajadas, donde al girar para el oeste, como todos los años el viento de frente. El memorial transcurría tranquilo y sin incidentes nada que resaltar hasta que hubo una caída entre Vivares y Valdehornillos. Paró todo el pelotón, se llevaron al ciclista accidentado, que por lo que decían había perdido el conocimiento, esperemos que solo se quede en el susto y ya este recuperado. 


Reanudamos la marcha y las piernas ya bastante cansadas, pero queda poco así que a apretar los dientes y rendir homenaje en el cementerio a nuestro querido amigo José Miguel. 

Crónica José María Garrido


viernes, 10 de mayo de 2019

LA MORRA DEL PAJAR: MÁS CHUTES NO



Track:

ASISTENTES
Javi Parejo
José Antonio Puerto “Noca”
Juan Luis Capilla
Diego Nieto
José Luis “Petete”
José Luis Jiménez
Tomás David Casado
Juan Nieto
Alfonso Merino
Diego Parejo
Toni Nieto


Km: 58
Domingo, 5 de mayo de 2019
Vamos al tajo, que anda la cosa escasa. Si en jornadas anteriores, la climatología generaba dudas en cuanto a la indumentaria, que si de largo, de corto, térmica o manguitos, traje semi o de riguroso invierno, lo que viene ocurriendo en el llamado “tiempo de los tontos”, el día de hoy no ofrece dudas, con previsiones de 30º C hay poco que pensar.
Como casi siempre, sonándome las nueve por el camino, llego a la Plaza y me encuentro un reducido, aunque aceptable número de Perrigalgos, teniendo en cuenta  que nos encontramos en pleno periodo de Comuniones. Me sorprende la ausencia del Javi. ¿Habrá sufrido nuevo arresto domiciliario?. No, se presenta al límite del tiempo de cortesía acompañado del hermanísimo, que no trae buena cara. Se desatranca con que ha tenido servicio de Comuniones y para rematar, no pudo faltar a la ineludible cita con Los Calis, en Valdehornillos. Casi na.
Entre pitos y flautas, parece ser que queda fijada la ruta a la Morra del Pajar, pero por la parte chunga. Para variar, toca una vez más Cuadradillo, espera en el alto, rumbo al Entalle y nueva espera, ya que a Diego se le han caído los achiperres para arreglos, que digo yo los lleva de adorno, pues si le pilla algún día sólo, ni sabe para qué sirven.  Subida la cuesta de los Castillejos y llegados al punto de no retorno, Diego hace amago de retirada por la Infernal, pero es fácilmente convencido para que continúe por el itinerario previsto. En cuántas perores no te habrás visto. Giramos a la derecha dirección a nuestro destino. Para lo cual hay que saltar la consabida verja, insinuando alguien que estamos en terreno privado con lo que ello puede conllevar. Vamos a ver, que tenemos ya el colmillo retorcido como para andar con estas pamplinas. 


Como ya dije, el itinerario por esta sierra no se realizará por el habitual que va a parar a la finca de los Velarde, sino por un trazado con el que accidentalmente dio Javi  con su maquinita en la pasada temporada y que va “faldeando” la sierra por su vertiente norte y este. Continuos tramos de sube y baja pronunciados, prácticamente cerrados en parte de su recorrido, siendo posiblemente el Perrigalgo el único ser humano que los haya transitado en mucho tiempo.





 Así hasta que llegamos a una pronunciada subida que será el preludio de otra de mayor enjundia que discurre paralela a la cuesta del Quinto Pino, y que en su día la bautizamos como la Prima del Quinto Pino. Es su versión en tierra, pero con porcentajes del 20%. Una vez llego arriba, Alfonso, que me precede, comenta que Toni tiene avería. Teniendo en cuanta nuestros escasos conocimientos mecánicos, que Javi y Tomás David se encuentran con él, y que hay que guardar balas para lo que queda, resulta prudente esperar en el alto a que se resuelva el entuerto.



 Como no podía ser de otra forma, nuestros mecánicos solventan el inconveniente y nos prestamos a ascender otro cuestón hasta llegar al camino principal que nos conducirá a la cima más alta de esta jornada, por lo que vamos servidos. Como no hay sombra y el calor aprieta, se decide descender hasta un lugar más apropiado para almorzar. 



Parada de las  recolgonas y remolonas, que cuesta un mundo volver a ponerse en marcha. Sólo faltaban la tortilla y las cervezas para que no nos moviera de allí ni él de la moto. Pero no queda otra que ponerse en marcha. Pensando que regresaríamos por el mismo sitio o por la pista de la Parrilla, Javi se desatranca en realizar la vuelta por la Sierra del Saltillo dirección hacia el camino Travieso, con la justificación de pegar el rodeón para evitar el Quinto Pino. Javi, cuando estábamos más tiernos, nos engatusabas, pero a estas alturas, ya no engañas a nadie. Nada, dirección Dehesa Vera y a transitar por dicho tramo que últimamente hemos realizado en varias ocasiones pero en dirección contraria. Diego va  dando muestras de flaqueza, por lo que cuando llegamos al camino Travieso, viendo ya próxima la luz, se arranca entonando uno de los hits de Los Calis, ese que decía: “Más chutes, no. Ni cucharas impregnadas de heroína…”. En estas que el compadre, que ha venido parte del camino a su compás, nos pone a todos en fila de  a uno, pasando el susodicho del cante al llanto. Ríete de la amistad. 




Ya en la pista de Malmedra, nuevamente Diego se arranca por los Calis y esto, no sé por qué razón, provoca otro arreón que le corta y con el aire en contra. Otro chute y definitivamente pierde el pellejo. Todo queda en nada cuando llegamos felizmente a nuestro destino y allí es donde el menda se reanima pero con buenos chutes de cerveza, que es la que entra bien y merece la pena.
Sin más tela que cortar, hasta la próxima.
 
Crónica Juan Luis Capilla




lunes, 29 de abril de 2019

La casi variante del abuelete


Como hay pocos voluntarios para las crónicas me decido a escribir que hace tiempo que no hago ninguna
Como de costumbre espero a mis primos y juntos nos vamos a la plaza hoy hay más ajetreo a esta hora puesto que hay elecciones y ya hay gente esperando para votar
Faltan algunos habituales  no se si por las comuniones este mes hace mella en el grupo . Pero nos acompaña Dani de los Jarones se ve que su mujer le ha hablado bien de nosotros.
Por fin llega tomas que entra con el tiempo extra cumplido y nos vamos a hacer un tramo que nos enseñó en su día Pedro y al salir vemos a Liviano que decía que hoy iba a salir pero ....  Le tocaba estar en las mesas electorales
Tiramos por el rio y luego la pista de las monjas hasta que llegamos al canal más bien deprisita no se si hay prisas por ir a votar o para que algunos que van muy abrigados entraran en calor pronto
El caso que llegamos al camino travieso a la izquierda dirección Almoharín hay algunos ya a voces decían que había que parar para quitarse algo de ropa y es que el día hoy estaba de lujo se a metido la calor de golpe

A la altura del cortijo de la cuesta madre se para porque algunos ya se asfixiaban aquí Petete como decía don Pedro pudo dar un Petetazo y bueno. El decía que por culpa de una piedra yo le veía ya por encima de la alambrada con bici y todo..  pero nada se quedó en un susto
Arrancamos y seguimos hasta coger un camino a la izquierda que nos lleva hasta el camino de la dehesa vera  y este nos lleva a la carretera que une Arroyomolinos y Almoharín.


Giramos a la izquierda dirección la quebrada aquí empieza el calvario de Pancho que me decía que tres semanas sin coger la bici es mucho 😄😄😄😄
 
Una vez todos en la quebrada ya dirección Montánchez nos pasa uno con una eléctrica o eso creía yo hasta que me di cuenta que no que era uno con la flaca .. como iba el tío
Giramos por la variante de pedro a la izquierda este nos llevaría a Arroyomolinos la bajada es malísima aquí pierde Petete el bote de agua y hay que esperarle
Este camino se llama Montanchuelo pero por un despiste salimos otra vez a la carretera hasta que cogemos otro camino más adelante que nos lleva a la charca que he donde comemos y nos hacemos la foto de costumbre.




Aquí petete prueba la eléctrica de José Luis parece que va a dar el salto próximamente
Todos comidos nos vamos por la pista de la parrilla y de vez en cuando hay que aflojar porque Pancho y yo también no estamos para muchos trotes a la altura de la dehesa vera giramos a la derecha aquí por lo visto había un tramo libre como va el personal hasta el cruce del camino que nos lleva dirección a la infernal aquí ya vamos más tranquilos dejamos atrás la infernal y seguimos hasta el entalle aquí otra parada para agruparnos y seguimos hasta cuadraillo


Todos juntos para abajo y aquí ya sabemos lo que pasa mariquita el último a ver quien llega antes al canal.
Ya de aquí al pueblo todos juntitos como si nada y a echar la cerveza el que quiera el que no hasta la próxima    
 Hasta la próxima!!!
habréis  ido a votar no???
Crónica Juan Nieto