viernes, 21 de abril de 2017

GRANJERA BUSCA NOVIO





 Fotos
Track ruta:

 De nuevo me toca narrar la crónica de este último domingo agradable que tuvimos  para pedalear.
   Suena el despertador a las 8:20, aunque uno ya llevaba un rato con los ojos abiertos. Cuando me levanto lo primero que hago es asomarme a la ventana y  divisar si las palmeras del parque Hernán Cortés se mueven o no, para tomar referencia de cómo va a estar el día, la verdad es que tuvimos una mañana estupenda para esto de la bicicleta. Una vez vestido con traje veraniego, aunque con manguitos, me dirijo hacia la plaza, allí estaban ya unos cuantos perrigalgos, al final nos juntamos nueve.

   José Noca, aparecía con una nueva montura, una Trek roja flamante, para hacer juego con el águila… Elegida la ruta, nos decidimos por la  del helipuerto propuesta por Tomás David, nos encaminamos o mejor dicho nos bicicleteamos en busca del destino.
   Salimos por la plaza dirección a la charca, pasando por supuesto por lo alto de la pasarela que cruza la N-430, en la charca ya había varios pescadores en sus puestos esperando esa picadura tan deseada para estos deportistas, que aunque se muevan poco, también están practicando un deporte.

   Pasamos por la fábrica de Tomates del Guadiana, cruzamos la carretera de Yelbes , nos adentramos en un camino por el cual rodeamos la sierra y pasando por frutales vamos a parar a la carretera que va de Yelbes a Medellín.  Atravesamos el puente romano, sin dejar de observar la cantidad de personal que había por los alrededores disfrutando de estos días de Semana Santa. Seguimos en busca de nuestro destino cogiendo un tramo de la carretera del cementerio, pasando el puente de la vía del tren giramos a la izquierda y ya todo recto hacia Mengabril, cruzando dicha localidad, nos enfilamos en una nueva pista que nos llevó a la carretera de Las Cruces, pedaleamos durante unos kilómetros, torcimos a la izquierda y ya prácticamente todo para arriba, destino conseguido, prueba superada, aquí  nos tomamos nuestro tentempié para recuperar fuerzas entre chascarrillos y risas.






   Para el retorno elegimos otro camino, en el cual tuvimos que saltar varias cancelas (incluso dos veces la misma), en un momento dado  el dichoso Garmin nos quería meter por un camino que no existía, o por lo menos nosotros no le veíamos, siguiendo nuestro sentido común tiramos para adelante, adentrándonos en una granja en la cual se encontraba una dulce pastorcilla, a la que se le acercaron algunos perris para preguntarle si había otro camino por el cual seguir,  muy amablemente nos informó de que nos habíamos perdido y con mucha gentileza nos dijo “pues si os habéis perdido, vuelve por donde has venido”. Como decía el Yanki, a esta lo que le vendría bien sería un buen…





   Del regreso nada más que contar, todos juntos arropándonos unos a los otros, llegamos hasta nuestra localidad, con 72km (creo) en nuestro cuerpo.


   Como siempre refrigerios y, en este día, patatas en casa de la madrina, comentando la buena mañana de la que habíamos disfrutado y echando nuevas risas, nos despedimos hasta la próxima, que yo no sé cuándo será, cada mochuelo a su olivo. Hasta la próxima.
Crónica Pablo Carrascosa

No hay comentarios:

Publicar un comentario