lunes, 20 de marzo de 2017

A la Laguna por la Navilla y vuelta por la Jarilla






Bueno pues por lo visto me toca a mí contaros la jornada dominical, y en esto estamos, lo primero es decidir el itinerario y hay varias propuestas, Juan al Puente de la Pared, Don Pedro nos quería enseñar un tramo nuevo de la Cuesta Madre y la mía que al final es la que se aprobó a la Laguna de Valderrey,  lo que quiero comentar es que desde bien temprano hay algunos que vienen provocando así que Javi pon la fotito.


A las nueve y diez arrancamos dirección Sajonia, desde que ha comenzado la ruta amenaza a ser de ritmo más bien alto, con lo cual sin darnos cuenta estamos encaramados arriba en el Cuadradillo, ya va sobrando indumentaria, algunos aprovechan para ir rellenándome los huecos de la mochila, creo que lo hace para meterme lastre, en fin que le vamos hacer, hoy por ti y mañana por mí, jjjj.



A la altura de la Infernal se hace una nueva reagrupación, y deciden darse la vuelta Pedro Colores, Manolo Cobos, Toni y Santi, con lo que nos despedimos y continuamos dirección Aljucén, cogemos el camino de eucaliptos y bajamos por la primera de la izquierda que hace tiempo que no la pisábamos, entramos en el camino de la finca La Navilla ese tramo siempre se hace a un ritmo elevado ya que el camino te invita a ello y en un santiamén estamos en el río Aljucén,  observando las pardillas.



Arrancamos y nos metemos en la primera tira tíos de la jornada, corta pero porculera, Juan Luis lleva una mañana un poco ajetreada con el tren trasero esos problemas hacen que tenga que subirla andado cosa rara en él, tendrá que pasar por quirófano muy a pesar suyo. 




Pasamos por los molinos y subimos a dicha Laguna en la que tenemos previsto comernos las viandas y suerte que no había cangrejos en las cangrejeras sino nos pegamos una limpia. 




Foto de rigor y a reanudar la marcha, se decide volver por la Jarilla y como no después de comer fuerte subida, nada más que un kilómetro al 15% total na con la barriga llena y el cuerpo frio.


Pasamos por la casa de la Argentina y en vez de tirar por la Variante de la Variante seguimos rectos por el tramo que nos enseño el Licenciado hace poco tiempo, pero al revés para disfrutar de una bajada espectacular que da al arroyo el cual hace que se nos ablanden las uñas de nuevo.





 Ahora nos toca transitar el camino de Arroyomolinos el cual esta en muy malas condiciones y hace que Javi casi de con los huesos en el suelo pero que salva de milagro saltando por encima, justo en ese momento nos estamos cruzando con otro grupo de ciclistas y uno de ellos hizo un invertido y comió hierba, vaya porrazo.  Llegamos al cruce de la Infernal y allí decidimos subirla y volver por La Parrilla pero con conocimiento o eso dije, pero en esta peña  hay poco, jjjj. Nos reagrupamos en la Casa de Valdecabreros, y otra vez como dice la canción “Volver a empezar” paso por las Monjas y zumbando para la sede, cervezas, aperitivos y cada mochuelo a su olivo.
Hasta la próxima correliebres…….
Posdata:
Os recuerdo que el próximo sábado se cambia la hora, para no tener problema en la salida organizada a Garciáz la salida es a las siete hora moderna.

Crónica Pancho

martes, 14 de marzo de 2017

RUTA A GUADALUPE……EL ABUELO PICA BIELA




PARTICIPANTES : JAVI PAREJO,ALFONSO MERINO,ANTONIO APARICIO,PANCHO, TONI ,JOSE LUIS, TOMAS DAVID , CAPILLA, PEDRO CARRASCO,JOSE NOCA,PACO CIDONCHA,JUANITO, RONI,PABLO ,JAVI CAMACHO,DIEGO PAREJO ,TITE.
KM: 98,700
Bueno….un año más  tocaba Guadalupe y como ya viene siendo habitual casi que  tengo asignado el sorteo de la crónica, yo digo un numero y con la suerte que tengo me toca siempre. Crónica difícil de explayarse porque casi nunca pasa nada, eso si, como dice Diego Parejo….la hagas por donde la hagas llegas de una y media a dos de la tarde.
Entramos en materia, la salida estaba programada para las 8:00. Poco a poco empiezan a llegar nazarenos bicicleteros ,cada uno con sus atuendos pertinentes a la plaza para empezar la peregrinación del día, eso sí, el capirucho lo cambiaron por el casco. Después de los saludos y los comentarios de los allí presente se echa en falta la presencia de Pedro Carrasco aunque en principio no hay problema, Pedro había decidido hacer una ruta por su cuenta, Cañamero, Guadalupe, Pico Villuerca, Cañamero ( LA MISMA QUE HAGO YO POR LAS TARDES CUANDO SALGO POR MI CUETA). Pero al momento se hizo el silencio…..pitiklin…..pitiklin….pitiklin.. el móvil de Javi Parejo sonaba. Era el abuelo,…..mei dei …mei dei..mei dei…..Javichuelo. Don Pedro acababa de sufrir una avería importante y solicitaba permiso y lugar para arreglarla. Dicho y hecho. El equipo de mecánicos se desplaza hasta los boxes de Tomas David para recoger unas piezas mientras los restantes esperaban en la rotonda de tio Antonio López. Tras cinco minutos de espera reagrupamos el personal y enfilamos dirección a Guadalupe. A la altura del pueblo de Hernán Cortes se nos une el compañero Toni, bien abrigadito, como un melocotonero en parada invernal y con dos cojones ,que no se quitó ni un trapito hasta que no llegó a la ducha en los chocitos. A ritmo de 27-28 llegamos a Valdivia. Impaciente esperaba GPS MAN.  Que tras haber echado  la bici a su troncomovil , emprendió el camino de vuelta presto y veloz, la mayor preocupación de Pedro era quedar a la Amparo al desamparo y sola comiendo al lado de los perrigalgos.
En este punto algunos perrigalgos se despojan de  parte de sus vestimentas ya que el dia empezaba a prometer. Por supuesto creo que Toni solo se quitó la braga. Solucionada la avería y después de quedarnos boquiabiertos al ver el mercedes  que gastaba  uno que estaba entresacando  en  los frutales de enfrente, emprendemos camino para coronar el ecuador de la ruta en Obando , no sin antes tener que detenernos a mitad de camino al ser reincidente la avería de la bicicleta de Pedro.
Pasado unos 20 minutos y con buen pedaleo llegamos al punto medio de la ruta. La peña se acomoda y comienza la variopinta ingesta de comidas, bebidas y geles droga, alzándose con el triunfo el amigo José Luis que alineaba sus potitos como si de un top manta se tratase. Con 50 kilometros en la mochila, nos hacemos la foto de rigor y encarrilamos para consumir la segunda etapa hasta llegar a Guadalupe.




 Etapa que se presenta algo más dura ya que después de 12 kilometros prácticamente llanos, donde nuestras perrigalgas nos pasan con sus “bugas” a toda velocidad, empieza la subida algo mas exigente. Desnivel que empieza a hacer mella sobre todo a éste que les escribe. Era normal, después de medio año sin subir en mi montura y con casi 60 kms. en los lomos, mi percha comenzaba a quebrase. Pero como este grupo acoge a un montón de buena gente , automáticamente como si de un escuadrón de salvamento se tratara, optaron por hacer toda la subida a mi lado. Compañía que se agradecí un montón hasta coronar la cima. ( Javi, José Luis, Pedro, Rony, Pancho, Pablo y alguno mas que no me acuerde..GRACIAS) . Una vez situados a la altura de la “apestosa” hacemos varias paradas para estirar piernas hasta poner punto y final a la subida justamente en el cruce que coincide con la de Puerto Llano.




Pequeño descanso y resurgir del plan B. El compañerete Jose Luis , plantea hacer la bajada por un camino de tierra que discurre paralelo a la carretera y que contiene bajadas y subidas acompañadas de unos tuneles. La peña acepta gustosamente, a excepción  de mi. Yo decido bajar por donde siempre, y el amigo Juanito se ofrece a acompañarme. Esperamos en la entrada de la pista de tierra . Tras 10 minutos de espera aparece el pelotón. Comentan entre dientes la “encerrona” que Javi y Jose Luis les habían preparados. Los tuneles al parecer tenían poca visibilidad…por no decir ninguna y ellos provistos con linternas…que espabilaos!!!!!







Una vez atravesado el viaducto nos dirigimos al ultimo túnel que propone LUISAO , seguido de una subida bastante tendida y clavando bandera en las primeras calles de  Guadalupe.
Pelotón agrupado entra triunfal por las calles de la localidad hasta llegar al monasterio donde es recibido por los aplausos y vítores de nuestras perrigalgas, compañeras y sufridoras incodicionables de este grupo. Gracias a todas las perrigalgas.


Procedemos a bautizar a Alfonso, componente que hacía por primera vez la ruta con la peña a Guadalupe. Hizo la función de sacerdote su compadre Diego Parejo,(el dos de oro).
Fotos a discreción incluida la del grupo, bajamos al parking , BIKES AUX VOITURES ( BICIS A LOS  COCHES) y pitando pa Logrosan ,donde nos eperaba una duchita y una o varias birritas.
Disfrutamos de la comida,  buen rollo entre los componentes y las componentas  de la  peña, unas risas ,unas fotos…. y nada mas ……UNA HEMORRAGIA DE SATISFACION EL HABER COMPARTIDOCON USTEDES TAN MARAVILLOSA  JORNADA DOMINICAL
Hasta la próxima compañeros

TEODORO MARTINEZ GALLARDO “ TITE”

martes, 7 de marzo de 2017

EL PUENTE LADRILLAR





Mañana de niebla gorda. Salgo a la terraza y hoy toca abrigarse con la manta paduana y echar en la mochila el chubasquero, por si acaso, que pesa poco.
Llego a la plaza a la misma hora de todos los domingos y me encuentro con un buen grupo de perrigalgos y la furgoneta del pana de Valdehornillos descargando bicicletas. Saludo al personal y me doy cuenta de que no llevo los guantes, así es que otra vez de vuelta a casa a por ellos.
Cuando regreso veo, que David Gómez y su novia, se van sin bajar las bicis del coche. Les ha dado miedo el sirimiri y se han largado por donde han venido.
Alguien pregunta por ahí, que hacia dónde vamos a ir. Salgo voluntario, pongo ruta y escribo la crónica. Propongo ir al Puente Ladrillar, todo el mundo de acuerdo y allá que vamos.
Bajamos por la calle de los muertos y dirección al río nos encontramos a un grupo de ciclistas, que se nos han adelantado en la salida y ya regresaban a casa. De éstos, algunos se unen a nosotros y otros se vuelven a casa, el pana, mi hermana y su avatar Miguel. Ja, ja, ja… es su avatar, porque mi hermana le dijo que si se iban con los demonios de los perris, él la tendría que acompañar en caso de que se diera la vuelta.
Llegamos al río Búrdalo y giramos a la derecha, dirección Malmedra. 



Entre charlas y risas, nos plantamos en el canal de Orellana, a la altura de La Parrilla, el cual no le abandonamos hasta el camino travieso. Cogemos dicho camino, entre barro y baches, que nos lleva a la carretera de Arroyomolinos de Montánchez (la carretera de La Parrilla, Alfonso).

Hacemos reagrupamiento y acontece el primer costalazo del día, Miguel, el Avatar, no saca la cara de los pedales y al suelo que va a parar, sin más consecuencia. Cogemos las monturas y salimos dirección al Quinto Pino. Carretera estrecha con el alquitrán levantado a tramos, con curvas y una pendiente continua  hacia arriba, hasta dicho punto sin descanso. Cada cual, lo sube a su ritmo. Casi siempre hacemos este tramo bajando, hoy ha tocado subir. Volvemos a reagrupar y una vez todos arriba, continuamos bajando para coger, a la derecha, un camino. Nos topamos con una cancela candada. Sin problema, bicis para el otro lado, saltar y para adelante. 

Aquí es cuando entramos en territorio indio, que más adelante nos encontraremos con las flechas. Como dice la canción … esta noche ha llovido, mañana hay barro. Eso es lo que nos encontraremos de aquí en adelante, mucho barro.
Camino abajo, hasta que damos con una bifurcación, ya está aquí el lío, ¿por dónde? Pues para arriba. Vamos buscando un puente en un arroyo, cogemos un cuestón “pa reventá”. Como dice mi amigo Yanki, me huele a pegado. ¿Quién ha visto que en lo alto de un cerro haya un puente que cruce un arroyo?
Según el Garmin de Javichuelo cogiendo una vereda de cabras, nos lleva al destino. “Pa adelante” y segundo costalazo del día, en una cuesta embarrada, mi hermana da con los tocinos en el suelo, haciéndose daño en una muñeca. ¡Qué manía con querer bajar de la bici sin soltar la cala de los pedales! La misma caída kilómetros atrás de su Avatar.
Llegamos a una hondonada entre jaras y retamas y nos encontramos con una alambrada, que saltamos para llegar al Puente de El Ladrillar, que divisamos a unos 200 metros. Este puente está en mitad del campo y digo esto, porque  no existe ningún camino que lo cruce. En su tiempo debió ser un paso de ganado para cuando viniera el arroyo crecido.





Aprovechamos para comernos las viandas y hacer un descanso en el camino. Nos hacemos el retrato y de vuelta al pueblo, que nos queda un  buen trecho. Salimos campo a través hasta encontrarnos con un camino repleto de vacas colorás y ovejas. Seguimos para adelante y el Avatar rompe la cadena. Mi hermana se queja de la muñeca y decidimos continuar sin esperar. Nos acompaña Pancho, Pablo y José Luis.




Continuamos los cinco hasta encontrarnos con la casa rural La Atalaya y he aquí, en éste punto, donde sucede el embrollo del día. En vez de coger a la derecha, imaginaros, cogemos a la izquierda, dirección a Almoharín. Llegamos  a una bifurcación,  hay un indicador que pone Almoharín y a la derecha no ponía nada. Ya mosqueados, José Luis, contacta con Javi y le avisa del despiste, quedando con él en esperarnos en el canal de Orellana.
Llegamos al canal, cogemos dirección Santa Amalia y a unos cuantos kilómetros nos encontramos con los perris, que vienen a nuestra búsqueda. Imaginaros el cachondeo, que traían los judíos demontres. Bueno, suelen pasar estas cosas, con tantos cruces de caminos.
Continuamos por el canal y nos desviamos a la izquierda, dirección 301, para tomar la pista de servicio dirección Conquista. Una vez allí, cruzamos la autovía para ir a parar al río, reagrupamos, cogemos la carretera y camino a la sede. Cervecita y cada uno para su casa.
PD.: El Domingo 12 de Marzo, haremos la ruta a Guadalupe, que será por carretera, por Obando. Hora de salida, 8:00 h. en la plaza.

 
Crónica Paco Cidoncha