lunes, 30 de noviembre de 2009

Ya va pareciendo Otoño


Domingo, 29 de Noviembre de 20093
Participantes:
Juanma
Lalo
Emiliano
Domingo
Duración : Unos 10 minutillos.
Distancia: Desde la plaza hasta la Sede
Velocidad media: La apropiada
Velocidad Máxima: Ni se sabe
Debido a las inclemencias meteorológicas, este Domingo no ha habido ruta.

Tan solo comentar que en la plaza y a las 9:00 h. estuvimos presentes Juanma, Lalo, yo (por Emiliano) y Domingo.

En vista de como se presentaba el día, decidimos tomarnos un café calentito en la "sede" y retirarnos a casa, ya que el día no invitaba a otra cosa.

No sabemos si los controladores del número de salidas realizadas, contabilizaran este día.


Tanto Juanma como Lalo y Domingo, se presentaron debidamente uniformados, pero solo Lalo con su montura.

Yo (por Emiliano) pase por la Plaza para ver el ambiente de camino a por unos churritos.

Y desde luego los demás habituales componentes bicicleteros, a la vista de las condiciones climáticas del día, tanto de lluvia como de aire, con buen criterio se quedaron a buen resguardo en sus casas.

Ya vendrán tiempos mejores, aunque se aproxima un puente bastante peligroso y complicado para poder formar una buena salida rutera.

Un saludo

Emiliano

martes, 24 de noviembre de 2009

Río Aljucén


(domingo, 22 de noviembre de 2009 )

Asistentes a la ruta:

Emiliano Andrade Rodríguez
Florencio Benítez-Cano
Juan Luis Capilla Camacho
Pablo Carrascosa Sánchez
Paco Cidoncha Carrascosa
José Carlos Escobar Dorado
José María Garrido Parejo
Antonio Indias Fernández
Alberto López Fuentes
Andrés Nieto Cortés
Domingo Pablos Bautista
Javi Parejo Jiménez
Diego Parejo Jiménez
Francisco Velarde Dorado

Invitado de Honor:
Javi, el de Don Benito


Tiempo empleado: 3 h. 15 m. 38 sg.
Velocidad Máxima: 46,4 Km/h.
Velocidad Media: 17,5 Km/h.
Parciales: 57,34 Kms


Recorrido: Plaza de España, Carretera de Cáceres, Huerto Juárez, Finca de Malmedra, Finca de las Monjas, Canal de Orellana, Pista de la Parrilla y de Arroyomolinos, Camino de la Cuesta Infernal, Cordel, Pista de los eucaliptos, Río Aljucén, Camino de las Mezquitas, Camino de los Castillejos, El Entalle, Cuadradillo, Canal de Orellana, Sajonia, Carretera de Cáceres, Plaza de España.

Comentario:
El sábado estuvo lloviendo, pero el domingo salió con niebla mañanera, que poco a poco se fue disipando hasta quedarse un día estupendo. Las personas iban abrigadas pero a medida que se levantaba la niebla y el sol era un poquito más valiente los chambergos comenzaron a desaparecer de los cuerpos, sobretodo cuando el terreno se ponía endiabladamente empinado.






Poco más que decir del recorrido de este día, que a pesar de ser un camino de cierta dificultad, no estuvimos conforme porque no hubo ningún pinchazo ni peripecia de otro tipo, y parece que esta monotonía nos inquieta o nos molesta, pues parece que nos hemos acostumbrado a que haya algún percance.








Por lo demás escuché comentar, que el domingo anterior nos estuvo siguiendo Javi, el de Don Benito, buen aficionado al ciclismo y que está casado aquí en Santa Amalia, pero no fue capaz de dar con nosotros y se recorrió casi todos los caminos de los Castillejos, de las Mezquitas y de Cornalvo para ir a parar a Trujillanos, y regresar por la vía de servicio hasta Santa Amalia, y de aquí a Don Benito.





Pero en esta ocasión ha conseguido dar con nosotros, que por cierto se tiene que haber espabilado para darnos alcance. Vio las rodadas en el camino de la fuente y nos siguió hasta la pista de la Parrilla, y poco después nos alcanzó.





Le ha gustado muchísimo tanto el recorrido como el grupo, y posiblemente salga con nosotros algunas veces más. Por lo pronto le hemos dado el número de algún teléfono para que nos dé un toque, cuando quiera venir.








El campo sigue estando seco, aunque en esta ocasión, las cuatro gotas que cayeron el día anterior habían asentado un poquito el polvo y el vaho que desprendía la tierra, en medio de un soleado y apetecible día era sin duda alguna tremendamente propicio para la práctica de este deporte. Los madroños, que hay algunas madroñeras por el camino, estaban en su momento propicio y aunque los Perrigalgos no daban tregua, conseguí comerme algunos de ellos.













video




Por último recordar desde estas páginas, algo que ya se dijo en la sede, para que quede constancia por escrito, por si alguno lo lee: a Emiliano, en esta ocasión, lo llevamos a carajo sacado, el grupo pega unos tirones tremendos, sería mucho mejor coger un ritmo más llevadero para todos e ir un poquito más reagrupados, sin tener que dar tantas voces y tener que parar cada dos por tres para esperar a los rezagados.




¿Qué no se olvide esta recomendación?




Pensamos que Maricarmen nos había abandonado a nuestra suerte, pero pronto apareció, echando una carrera, y nos proporcionó una soberbia bandeja de montaditos.



Se habló de la cena de la Peña, para los que no estuvieron presente este día, que se vayan haciendo a la idea, y se comentó que podía ser para el sábado, día 16 de enero de 2.010.


Salud y felicidad.




Flore

lunes, 16 de noviembre de 2009

Ruta de Miajadas


Domingo, 15 de noviembre de 2009

Asistentes a la ruta:

Emiliano Andrade Rodríguez
Juan Manuel Barroso Morcillo
Florencio Benítez-Cano
Juan Luis Capilla Camacho
Pablo Carrascosa Sánchez
Paco Cidoncha Carrascosa
Antonio Indias Fernández
Andrés Nieto Cortés
Domingo Pablos Bautista
Javi Parejo Jiménez
Diego Parejo Jiménez
Santiago Sánchez Díaz

Tiempo empleado: 2 h. 28 m. 7 sg.
Velocidad Máxima: 53,8 Km/h.
Velocidad Media: 23 Km/h.
Parciales: 56,67 Kms

Recorrido: Plaza de España, Pista de los Animalitos, Valdehornillos, Canal de Orellana, Miajadas, Camino de las Viñas, Canal de Orellana, Pista de el Palomar, Puente Romero, Pista de Malmedra, Huerto Juárez, Subida a San Isidro, Carretera de Cáceres, Plaza de España.

Comentario:

Sólo media docenilla de Perrigalgos hemos salido en el día de hoy, alternándose las churras con las merinas, como alguien ha observado, Pedro Carrasco y Flore Benítez, cronistas oficiales de estas rutas cicloturistas domingueras.

Pone la ruta Antonio Indias, que tenía ganas de hacer una un poco más larga, una que él acostumbra a hacer, y también un poco más llana, para tremendo pesar de Diego Parejo, que esperemos se le haya pasado el disgusto a estas horas. Desde estas páginas sinceras y con el peso de la experiencia le animo a que sepa adaptarse al grupo, ya que todos en mayor o menor medida es lo que hacemos, y es lo que se suele hacer cuando se hace algo en equipo.

Pretendía Antonio, que fuéramos a Escurial y Paquito estaba tremendamente contento de poder visitar a su tita Puri, pero las circunstancias adversas han desbaratado os planes iniciales y al final el recorrido, maravilloso de todos modos, ha sido una “jerarquía”, como diría nuestro Jesús Beltrán. Todo ha sido por culpa del veterano, que se le ocurre otra cosa que pinchar en lo más llano, y para colmo, lleva una cubierta como la de Andresnico, que no hay quien la baraje.


Luego de tenerla cambiada, a base de lágrimas y sudores, tenemos que cambiarla de nuevo, pues acaso la pillaríamos sin querer, renegando el viejo, y diciendo que él solo la arregla y se va para casa, cosa que de ninguna manera acepta “el grupo”, que para eso es grupo, equipo, conjunto, caterva, camarilla, panda, cuadrilla, banda, tropa y continúan todos unidos hasta Miajadas, a cuya entrada pincha Javi Parejo, y entonces, con el tiempo perdido de nuevo, y a riesgo de que se hiciera algo tarde para ir a Escurial, se decide retomar el recorrido y cambiarlo en última instancia, para mayor disgusto de Paquito Cidoncha que ve truncada sus ilusiones de poder saludar a su tita Puri, y para colmo de males, hablando sobre los recorridos llanos y escarpados, alguien insinúa maliciosamente y con segundas intenciones, “hay que dar una de cal y otra de arena”, mirando de manera significativa, que no maliciosa, a Pablo Carrascosa y a su primo hermano Paco Cidoncha.


En tanto que se arreglaba el susodicho pinchazo, el tal Paco comenta que a su esposa, la encantadora Fátima Monago, que trabaja en “Suyajadas”, según sus hijos, y no “Mía-jadas”, no le gustan los comentarios de Pedro Carrasco, porque usa palabras muy malsonantes y alguna que otra blasfemia o picardía, como decíamos “in illo tempore”

En fin, cruzamos Miajadas por su espina dorsal, y tomamos el Camino de las Viñas, también de San Bartolo, pedaleamos como verdaderos posesos por el Canal de Orellana, que tanto se le atraganta a Diego Parejo, ¡con lo bonito que es!, para mi gusto, uno de los recorridos más estupendos de la zona, para ir tranquilos y hacerlo todo entero, los ciento cuarenta o ciento sesenta kilómetros, que se pueden acortar si se desea.

Cuando tomamos la pista del canal Secundario, llamada también de San Bartolo o pista del Palomar, la que se coge habitualmente para atrochar cuando se va a Cáceres, se rodó de manera intensa, como verdaderos posesos, pero todavía mucho más cuando, después de cruzar el Búrdalo por el Puente Romero, y coger la pista de Malmedra ya fue el desbarajuste total, pedaleando por una recta más larga que un día sin pan a la nada despreciable velocidad de TREINTA Y CINCO KILÓMETROS POR HORA, y si no que se lo digan a Juan Manuel Barroso que tuvo que meter todo el desarrollo y ponerse a cuarenta y un kilómetros por hora para darnos alcance.

Al final, por el Huerto Juárez, nos relajamos un poco y nos reagrupamos, yo creo que para volver a la carga con más ímpetu y empeño, ante la deshonesta propuesta de subir a San Isidro, subida que hicimos por el Camino Viejo, el de toda la vida, para bajar por la pista nueva, la de bajada, la asfaltada.

La última parte del recorrido sí que fue ya tranquila, con el pelotoncillo agrupado y con la mente puesta en los bocaditos de nuestra querida Maricarmen.
El próximo domingo pondrá la ruta Juan Manuel Barroso, según se quedó en esta jornada, no sabemos lo que nos tendrá reservado.

Hoy se nos ha olvidado hacer la foto oficial del grupo, y en su defecto se ha hecho una en el bar de la sede, en última instancia, con un móvil.

Según parece ésta es la foto que servirá para el control de las asistencias de los perrigalgos, en la que sólo hay once individuos, pues Domingo se había ido ya.

Salud y felicidad.

jueves, 12 de noviembre de 2009

Ruta en bicicleta en Vva de la Serena


Jose Carlos ha enviado este cartel de una ruta en Vva de la Serena para este Domingo.
En el mismo esta toda la información para participar.

martes, 10 de noviembre de 2009

¡NI UN PINCHACITO SIQUIERA!


Domingo, 8 de Noviembre de 2009

José Maria Almaraz Luna
Emiliano Andrade Rodríguez
José Manuel Barroso Morcillo
Pedro Carrasco Cuesta
Juan Luis Capilla Camacho
Pablo Carrascosa Sánchez
Paco Cidoncha Carrascosa
José Carlos Escobar Dorado
José Joaquín Gallego
José Maria Garrido Parejo
Antonio Indias Fernández
Alberto López Fuentes
Moises López Calle
José Gerardo Muñoz Lozano
Marcos Nieto Dorado
Domingo Pablos Bautista
Diego Parejo Jiménez
Javier Parejo Jiménez
Santiago Sánchez Díaz
Francisco Velarde Dorado

Domingo, 8 de Noviembre de 2009
Tiempo empleado: 3 h. 2 m.19 s.
Velocidad Máxima: 43,5 Km/h.
Velocidad Media: 18,6 Km/h.
Parciales: 50,10 Kms.


Recorrido: Plaza de España, Carretera de Cáceres, Restaurante Sajonia, Canal de Orellana, Camino de Cuadradillo, Las Reyertas, Castillejos, Castillejos Reunidos, Finca Vera, Pista de Arroyomolinos, Mina La Parrilla, Canal de Orellana, Finca Las Monjas, Don Rodrigo, Malmedra, Huerto Juárez, Puente del Búrdalo, Ctra de Cáceres, Plaza de España.

Comentario:
Cuando llego a la plaza y no veo a Flore, imagino que me tocará hacer el inventario de la etapa. El maestro es el cronista titular y, cuando falta él, parece que el grupo me tiene designado, tácitamente, como improvisado suplente. En cualquier caso, por algún imponderable que ocurriera, como dijo Humphrey Bogart en la impagable película Casablanca: “Siempre nos quedará Paris” (léase Emiliano).

Hoy, en contra de nuestra inveterada costumbre, salimos a las 9:30; se esperaba que vinieran unos compañeros de la peña cicloturista Vegas Altas, y se había acordado salir media hora más tarde. Finalmente algunos no podían venir, y han decidido postergarlo para otra ocasión.
Cuando arrancamos, nos hemos juntado la nada despreciable cifra de diecinueve ciclistas. Alguien ha elegido ruta y nos dirigimos hacia los montes.
Antes de llegar al Sajonia, vemos a la izquierda un grupo de cazadores. Nos cruzamos los galgos y los Perrigalgos, cada cual a lo suyo: los unos a intentar hacerles la vida imposible a las pobres liebres, y los otros a cansarse de dar pedaladas por esos montes de Dios; o dicho de otra manera: a disfrutar como un enano (a propósito, ¿cómo disfrutarán los enanos?).

El día ha salido ventoso y cada uno ha elegido indumentaria, acorde a lo friolero que sea. Con este tiempo se rompe la homogénea imagen verde de la equipación de la Peña, y ahora parecemos una “serpiente multicolor”, como dijo en una ocasión un periodista pamplinoso.

Subimos la cuesta de Cuadradillo, tan dura como tendida. Esperando a los rezagados, Juan Luis se percata de que lleva un poco frenada la rueda trasera y comenta, irónico: “¡Anda cojones, ya decía yo!”.


Mientras Moisés, con su insultante juventud, hace “la cabra” con la bici, metiéndose en un pedregal. Juanma tiene que ir a grabar el partido del Santa Amalia ante el Chinato y se vuelve para casa.


En una bifurcación de caminos cogemos el de la derecha, por los Castillejos de Abajo, y subimos otra cuesta de no te menees, que cada uno sube a su ritmo. Yo me mantengo en una zona intermedia mientras pienso, acezando, que para apellidarme Cuesta, hay que ver lo que se me atragantan. Cuando esperamos arriba para reagruparnos, alguien comenta: “¡Joder, si estos son los Castillejos de Abajo, cómo serán los de Arriba!”.


Y es que los Perrigalgos son una fábrica de acuñar chascarrillos, como la cabra que no quiere siesta de Paco, o el más reciente de “mañanita de bici, tarde de sofá”.

Un poco más adelante, yendo detrás de Emiliano, mientras echa pie a tierra, le oigo decir: “Coño, la bomba”. Al principio no comprendo, aunque intuyo que no será de las que explotan. Después, me cuenta que es una bomba que perdió Andrés hace un par de meses en este mismo recorrido; ha tenido la suerte de encontrar de manera fortuita “una bomba en un pajar”.

Se rueda a buen ritmo por un camino estrecho, ora pedregoso ora bacheado. Javi, que el cacho cabrón anda como un tiro, tan pronto nos adelanta como vuelve para atrás a recoger a la “bicicleta escoba”. Emiliano comenta, jocundo, haciendo un círculo con el índice y el pulgar: “Hay que ver, con lo malos que están estos caminos, y ni un pinchacito siquiera”.

Llegamos a la pista asfaltada que va hasta Arroyomolinos, y se me hace la luz en mi cabeza de pertinaz despistado; por aquí he pasado yo con mi bici de carretera “cienes y cienes de veces”.
Javi saca a colación al Triqui Beltrán y su enrevesado lío con las palabras jerarquía y anarquía. Juan Luis comenta que acaso el día que lo explicaron en la escuela él no estaría. Y José Carlos, dice que eso es como aquel paisano que decía que era hipocondriaco, y les explicaba a los profanos con vehemente determinación: “Coño, que no distingo los colores”.

En la Dehesa Vera, junto a una pequeña presa y unos merenderos, hacemos la parada, nos retratamos y nos metemos entre pecho y espalda el tentempié.

Pronto atacamos la corta pero criminal cuesta del “Quinto pino” y después, por un terreno más llevadero donde predominan las cuestas (ojo, para abajo), los Perrigalgos se lanzan a tumba abierta (así se dice en el argot) pasando por La Parrilla, el Canal de Orellana, Don Rodrigo, Las Monjas y Marmedra, hasta salir al puente del Búrdalo.

Antonio comenta en “petit comité” su intención de poner la ruta del próximo domingo, y asegura elegirla: “Más llanita , más llanita”.

Ya “ancá” Moniato nos “recetamos” el refrigerio que nos tiene preparado Mari Carmen. Se vota a mano alzada la vuelta al horario habitual (la mayoría está de acuerdo), y se da por concluida una plácida etapa sin contratiempos, incluido los nuevos (Pancho y el Yanqui), que se han doctorado con nota y se han hecho acreedores a su titulación de Perrigalgos.
PEDRO CARRASCO CUESTA
-
-
-
- Nota del Administrador (leáse Emiliano) : La inclusión de comentarios por fin ha sido mejorada y ya se pueden hacer estos, de una forma mucho más fácil y sin tantos controles ni claves.
Tan solo es necesario pinchar en comentarios y escribir lo que se quiera, eso si, sin meterse con las cabras cojas del grupo (a ser posible).

martes, 3 de noviembre de 2009

VALDELASYEGUAS


Lunes, 2 de noviembre de 2009

Asistentes a la ruta:

José María Almaraz Luna
Emiliano Andrade Rodríguez
Juan Manuel Barroso Morcillo
Florencio Benítez-Cano
Juan Luis Capilla Camacho
Pablo Carrascosa Sánchez
Paco Cidoncha Carrascosa
José Carlos Escobar Dorado
José María Garrido Parejo
José Joaquín Gallego
Antonio Indias Fernández
Alberto López Fuentes
Andrés Nieto Cortés
Javi Parejo Jiménez
Diego Parejo Jiménez
Francisco Velarde Dorado

Tiempo empleado: 2 h. 58 m. 2 sg.
Velocidad Máxima: 44 Km/h.
Velocidad Media: 18,4 Km/h.
Parciales: 54,68 Kms

Recorrido: Plaza de España, Carretera de Cáceres, Sajonia, Pista del Canal de Orellana, Camino de Cuadradillo, El Entalle, Camino de Los Castillejos, Valdelasyeguas, Cordel de Las Mezquitas, Camino de Cornalvo, Mesa del Capitán, Cuesta del Borril, Carretera Vieja de Madrid, Canal de Orellana, Pista de Acequia, Vía de Servicio de la Autovía, Camino del Corchito, Nacional 430, Pista de Caballero, Calle del Perro Esquelético*, Plaza de España.

Comentario:
En un principio parecía que iba a venir menos gente, pero poco a poco comenzaron a llegar unos y otros y al final nos juntamos un buen grupito de dieciséis unidades, faltando al encuentro de este domingo personas tan importantes como Domingo o el pequeño Moi, por ejemplo, que se han perdido un recorrido lleno de vicisitudes.
Inmediatamente fue el “Reverendo Paquito” el que dispuso, sin mediar discusión, el recorrido de este día, que excepcionalmente, debido a la fiesta de Todos los Santos, lo hemos realizado, el lunes, día de los Difuntos. Acaso fuera por esta circunstancia, por lo que algunas personas venían, al final de la jornada, más muertas que vivas.

Una jornada estupenda de pedaleo a pesar del vientecillo que soplaba con cierta insistencia, con la suerte de venir del Atlántico y cogernos en contra a la ida, con lo cual nos vino muy bien durante la mayor parte del regreso.

A primeras horas también hacía más fresco de la cuenta por lo que se ha notado que algunas personas, que con anterioridad ya se habían tapado los brazos con los manguitos, ahora se van poniendo perneras.

Fuimos pedaleando muy bien hasta el Sajonia, e incluso hasta la pista del Canal y hasta el Cuadradillo, pero en la cuesta comenzó a estirarse el pelotón y nos teníamos que reagrupar de cuando en cuando. Uno de los sitios más significativos de este reagrupamiento fue el llamado lugar del Entalle, donde estuvimos haciendo algunas preguntas a los niños, para saber cómo se llamaba aquel lugar, que es un punto neurálgico en los caminos del Monte, pero contestaban algunos sin levantar la mano. Nos interesaba mucho que “Andresito” se aprendiera aquel lugar como la palma de la mano y esperemos que haya tomado buena nota, pero él estaba obsesionado con las encinas que en lugar de echar bellotas, echan ruedas de coches, hasta que por fin llegamos al lugar deseado y tomamos una foto para el recuerdo.

Cruzamos más adelante la cancela canadiense de Valdelasyeguas y poco después tomamos un camino a la izquierda que nos llevaría hasta las Mezquitas, lugar donde paramos a tomar el tentempié por ser un sitio muy llamativo por las enormes rocas de granito que tiene. El camino, a pesar de tener más arena de la cuenta como consecuencia de la sequía, es verdaderamente maravilloso, un camino de tierra por donde las bicicletas ruedan perfectamente, con ligeras ondulaciones del terreno y algún que otro charquillo de agua. La hierba ya quiere comenzar a brotar y el campo se va poniendo verde de manera inminente. Para la alegría de José Carlos y acaso alguno más, las vacas no andaban hoy por el campo y las pocas que se veían estaban estabuladas o encerradas en sus alambradas. Luego tomamos un camino, por cierto con muchas piedras y de difícil acceso, hasta llegar a la Mesa del Capitán, donde nos reagrupamos de nuevo para pedalear con mucha fuerza y energía por una amplia pista con ligera pendiente y con el aire a favor hasta llegar a la Cuesta del Borril, donde Capilla reventó la cámara y tuvimos que parar a enderezar el entuerto, mientras decía Emili-ano, “estos son las cosas que me gustan a mí, porque así tenemos que parar a descansar, y en esta ocasión hemos tenido que parar varias veces, porque antes ya había pinchado alguien, otro andaba con la rueda inflándola y por fin, en la pista del Canal Principal de Orellana, a la altura del túnel del Borril, fueron dos los que pincharon.

Mientras se arreglaban los pinchazos se comentaron algunos dimes y diretes, entre ellos el refrán de la “Cabra Coja” que decía así: “Mañana de pedaleo, tarde de tresillo”.

En lugar de regresar por el lugar habitual, lo hicimos por la pista del Corchito, llegando así hasta la nacional de Valencia y metiéndonos luego por la pista de Caballero, donde nos estaban esperando la “Saga de las Dorado” para darnos la bienvenida, entre aplausos y algarabía, y algún que otro “PAPÁ”.

Y para rematar la faena, subimos a la Plaza por la calle del Perro Esquelético ( calle Can-Seco ).

La semana que viene, como ya sabéis, salimos a las “NUEVE Y MEDIA”, tenemos invitados.

Hasta entonces Paz y Felicidad para todos.

Flore